Pages Navigation Menu

Aqui encontrarás toda la información sobre los propulsores acuáticos Seadoo SeaScooters.

Cómo evitar el dolor de cabeza después de bucear

Cómo evitar el dolor de cabeza después de bucear

La experiencia del buceo es una de las más bonitas que puede vivir un ser humano. Sin embargo, sufrir dolor de cabeza después de bucear puede dejarnos un mal sabor de boca y en algunos casos, incluso hacer que nos planteemos el volver a realizar una inmersión.

Algunas de las causas más comunes son a la vez muy sencillas de evitar.

El exceso de dióxido de carbono (CO2) en nuestro cuerpo suele ser la causa principal. Precisamente el cerebro es uno de los órganos más sensibles al aumento de CO2, de manera que cuando se produce más flujo sanguíneo en su interior, esto provoca un dolor de cabeza que no remite con analgésicos. Para evitarlo, no alteres el ritmo de tu respiración y haz inhalaciones lentas y profundas.

Comprueba también que el equipo que llevas se adapta perfectamente a ti. A veces, un traje muy ajustado puede oprimirte los pulmones. Incluso, si las gafas te aprietan mucho, también pueden ser un desencadenante de jaqueca.

Tampoco deberías bucear resfriado, con alergia o con la nariz taponada.

Las largas exposiciones al sol también pueden provocar dolor de cabeza, así como la tensión generada, que además puede causarnos molestias en cuello y espalda.

Si realizas inmersiones con tu SEA-DOO® SEASCOOTER, procura no descender ni ascender a gran velocidad, ya que el cambio brusco de presión puede originar una enfermedad descompresiva, a la que suelen acompañarle náuseas, vómitos, convulsiones y/o pitidos de oído. En estos casos se ha de reaccionar con urgencia mediante una recompresión hiperbárica.

Valorar este post


Submit your review
* Required Field

Comparte y disfruta